Todas las series de televisión por cable emitidas en los 90 tuvieron la culpa del friends forever. Al igual que las películas, la moda tiene un rol clave en el desarrollo del universo de una serie y de su sello. Además de marcar tendencias, las series eran un medio masivo de difusión de este tipo de información, y nos dejaron una imagen perfecta de lo que era la moda entonces. Aunque diferente a lo que se muestra en el cine, estas series recogen igualmente, como ya hemos visto, las tendencias de los 90, que hoy en día vuelven a estar de actualidad.

Raf Simons Fall 2016 Menswear Fuente: http://www.vogue.com

Raf Simons Fall 2016 Menswear
Fuente: http://www.vogue.com

Raf Simons Fall 2016 Menswear Fuente: http://www.vogue.com

Raf Simons Fall 2016 Menswear
Fuente: http://www.vogue.com

El instituto era el escenario perfecto de estas series, que nos convencían de que el grupo de amigos era lo único que importaba y de que el mejor confidente era esa persona con la que pasabas las horas muertas hablando por el teléfono inalámbrico y cuyo nombre llevabas escrito en un colgante o brazalete de letras. Así lo quiso retratar Saved By The Bell (1989-1993), que narra la vida de seis adolescentes populares, uniformados con colores vivos, lazos en la cabeza y pelo bien cepillado, que no dudaban en reírse de la introvertida Violet Bickerstaff, interpretada por Tori Spelling. Este personaje no tiene nada que ver con el que más tarde Tori interpretó en la serie Beverly Hills, 90210 (1990-2000), producida por su padre, Aaron Spelling. Tras el éxito de esta serie, aparecieron otros iconos televisivos, como Melrose Place (1992-1999), todos ellos caracterizados por un vestuario basado en vaqueros anchos y de tiro alto, camisas de franela (una interpretación edulcorada del grunge) y minivestidos lisos, además de transparencias y crop tops florales, que sirvieron como inspiración para el nombre de la serie Blossom (1990-1995). Esta serie también fue referencia entonces -y continua siéndolo ahora- por sus combinaciones imposibles de diferentes estampados y largos, que demuestran sin preocupación que la comodidad se imponía, ante todo.

Saint Laurent Spring 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Saint Laurent Spring 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Saint Laurent Spring 2016 Menswear Fuente: http://www.vogue.com

Saint Laurent Spring 2016 Menswear
Fuente: http://www.vogue.com

Este es un estilo algo más informal que el de la familia Banks en The Fresh Prince of Bel-Air (1990-1996), donde Hillary llevaba esos mismos vestidos pero combinados con americanas largas armadas con hombreras y gorros con flores. Su hermano Carlton seguía esta misma línea en masculino, con mocasines y calcetines, cazadoras de golf o jerseys de tartán, que chocaban con el estilo rapero de su primo de Filadelfia, Will Smith. Este último creó tendencia con el sportswear de esos años: pantalones y chalecos oversize con estampados geométricos, junto con una gorra fluor o las míticas Air Jordan V Black; unos conjuntos que se alejan bastante de los pantalones de tiro alto cogidos con tirantes a juego con los polos que llevaba el galán Steve Urkel en Family Matters (1989-1998).

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Alexander Wang 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Pero estas familias no fueron las únicas en conquistar la televisión de los 90 con sus conflictos y estilos. También lo hicieron las hermanas Olsen con el personaje interpretado por ambas en Full House (1987-1995), Michelle Tanner, y su tío rockero Jesse, que llevaba pantalones de cuero. Esta prenda tampoco pasó desapercibida en el personaje de Ross, que compartía escena con los tops trapecio de cuello alto de Mónica, el Boho-Chic de Phoebe y los chalecos vaqueros con minifaldas escocesas de Rachel. Friends (1994-2004) influenció en la moda de la calle y también marcó un antes y un después en la forma de comprender las relaciones entre los amigos y en la manera de representarlas a través de la comedia de situación. Gracias a este tipo de series televisivas con risas en directo o enlatadas, un momento de oro para las sitcoms, pudimos soñar con esos fabulosos apartamentos de cartón que nos transportaban a Nueva York. Esta misma ciudad fue el escenario escogido por HBO, el primer canal por cable de pago, para ambientar Sex And The City (1998-2004), cuyos episodios exponen las inolvidables vidas de cuatro mujeres independientes que no tienen ningún problema en alabar a Manolo Blahnik, derretirse por Hermés y consumir grandes cantidades de Dior mientras frivolizan por los bares de Park Avenue. Esta serie causó una revolución, no solo al conquistar las televisiones a través de la moda, sino porque también trató sin ningún tipo de pudor temas como el sexo, la amistad y la independencia femenina. Dichos temas ya habían sido tratados con anterioridad por la precursora del Power Dressing, Ally Mcbeal (1997-2002), una abogada soltera que rompía, con sus divertidas alucinaciones de bebés, la sobriedad estilística que había en su bufete de abogados.

Vetements Fall 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Vetements Fall 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Vetements Fall 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Vetements Fall 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Esa caracterización fría y profesional también fue el sello de la histórica pareja compuesta por Mulder y Scully en The X-Files (1993-2003), una serie que FOX volvió a producir a principios de 2016 en pequeño formato (miniserie) debido a la gran repercusión que tuvo hace diez años su atmósfera oscura y de ciencia ficción. Otro aire misterioso que también atrapó por la noche a los televidentes, fue la serie Twin Peaks (1990-1991),dirigida por David Lynch. Aquí pudimos seguir sin respiración la vida de un pueblo americano de montaña que escondía un mundo surrealista y que fascinó al mundo entero y, por supuesto, al mundo de la moda, y que Showtime nos traerá de vuelta en 2017, dándole carta blanca a Lynch para que no podamos dormir sin saber qué fue de Laura Palmer.

Ya no es simplemente una sensación, sino la confirmación de que estamos viviendo un revival en toda regla de los 90. Resulta irónico ver cómo unos años definidos como la peor etapa de la moda vuelven con fuerza para recordarnos, con estilo, que todos sentimos nostalgia por un pasado, siempre futuro y, hoy más que nunca, presente.

Balenciaga Fall 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Balenciaga Fall 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com

Balenciaga Fall 2016 Ready-To-Wear Fuente: http://www.vogue.com

Balenciaga Fall 2016 Ready-To-Wear
Fuente: http://www.vogue.com