En su estreno en abril del 2012, Lena Dunham definió Girls como la voz de su generación, una representación hiperrealista de su día a día. En nada, Girls se convirtió en una serie de culto y, efectivamente, un espejo de la generación de los millennials. Después de seis temporadas, Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna han crecido, han evolucionado y nosotros con ellas. Celebrando el final de la serie estrella de HBO, repasamos seis años de drama, amor y estilo.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Desde su estreno, Girls ha sido masivamente comparada con Sex And The City. Un grupo de chicas, Nueva York y la búsqueda continua de su identidad. Sin embargo, la comparación se acaba aquí, especialmente cuando hablamos de estilo. Sex And The City era una serie absolutamente aspiracional. La idea era de crear una moda fantasiada. Al contrario, la autenticidad es la clave de Girls.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Jenn Rogien, que trabajó en las series The Good Wife y Bored To Death,  ha sido la encargada del vestuario de la serie desde el principio. La diseñadora supo definir y desarrollar, temporada tras temporada, un estilo personal para cada uno de los protagonistas. Aunque Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna hoy están consideradas como iconos de moda, Rogien confesó que ella nunca quiso seguir ninguna tendencia. Quizá al final, creó algunas.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Rogien y su equipo encontraron su inspiración en varias fuentes de revistas online, catálogos, fotografías de street style y tiendas vintage. Las referencias al estilo de Brooklyn son también uno de los puntos de partida del vestuario creado por Rogien. Lo importante era plasmar la realidad de cada una de las protagonistas. Encontrar ropa que las definía, que podían comprar y que respondía a las exigencias del guion. No era una opción que Hannah, por ejemplo, cambiase en cada capítulo de abrigo o de zapatos. De hecho, era imprescindible que la ropa no le robase protagonismo a la trama, y que únicamente fuese un medio más. Ocurre un caso similar con la sensacional High Maintenance de HBO.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

El estilo de Hannah se compone de una mezcla de vintage y ropa de tiendas de segunda mano. El punto recurrente y diferencial es el fit de su ropa: demasiado corto, demasiado ancho, demasiado largo. Los cortes nunca acaban de ser elegidos de manera correcta y esto es a propósito. El resultado es un puro reflejo de su personalidad. En la tercera temporada de Girls, se nota un cambio cuando Hannah empieza con su trabajo de editora en GQ. Una sensación de mayor organización. Lo mismo sucede en la cuarta temporada, cuando Hannah se va a vivir a Iowa, con un vestuario inspirado en la universidad, mezclado con piezas clásicas de su armario. Se puede percibir la evolución de su estilo coincidiendo con su estado, su vida y su entrada en el mundo real: el adulto.  No obstante, la esencia sigue viva. Hannah es Hannah.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

En contraposición, Marnie, la mejor amiga de Hannah. Demasiado organizada, demasiado segura de su situación, con una idea clara de cómo quiere expresarse. En la primera temporada, Marnie trabaja en una galería de arte y su estilo corresponde a su posición. Se puede ver su lado más profesional, con conjuntos y vestidos más construidos y ajustados. De hecho, quiere ser adulta y demostrarlo a través de su ropa. Sin embargo, se da cuenta de que, quizá, su imagen no ayuda en sus relaciones y tampoco en su vida profesional. En la segunda temporada se puede contemplar un cambio drástico, lo mismo se aprecia cuando se introduce en el mundo de la música y la influencia del folk de los años 80, hasta su cambio radical a ropa casual después de su boda. Esta fase es una representación de la comodidad fugaz que disfruta en esta etapa. En definitivo, es obvio que Marnie tiene el estilo más camaleón y situacional de las cuatro.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Shoshanna es quizá la fashionista del grupo. Es la única del grupo a quién realmente le gusta ir de shopping, es también la que tiene tiempo para hacerlo. Su armario se compone de una paleta muy característica de su personalidad: colores pasteles, palos, rosas y azules. El papel de los complementos es todavía más inconfundible. El uso de accesorios siempre más potentes, accesorios de pelo, collares, statement pieces. Pero, seguramente, el momento icónico de Shoshanna es su estancia en Japón. En la quinta temporada, su vestuario se ve completamente empoderado por el imaginario japonés y el street style de ahí, aunque sigue siendo realista. Rogien incorporó colores como el verde menta, los rosas y el negro. De nuevo, el vestuario refleja a la perfección la transformación personal y profesional que vive Shoshanna en este momento de su vida. De hecho, se pueden percibir detalles heredados de esta etapa a su vuelta en Nueva York, hasta en la última temporada.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Finalmente Jessa y su estilo bohemio. Jessa no tiene miedo de arriesgar, siendo consciente de su look y de su esencia cool. Rogien encontró la mayor parte del vestuario en tiendas vintage de Brooklyn o hasta en Etsy. Pero la otra parte pertenece a Jemima Kirke (Jessa), como culminación de esta realidad tan buscada. Muchas prendas usadas a través de las seis temporadas son prendas de Kirke y hasta, a veces, son combinaciones que ella propuso a Rogien y que al final funcionaban perfectamente con su personaje. Por ejemplo, la diseñadora realizó una réplica de un vestido vintage de Kirke, para no desgastarlo durante el rodaje.


GIRLS - HBO

Fuente: HBO

Después de seis años, de altos y también de bajos, Girls se despide. Las chicas ya no son las niñas del principio y, de alguna manera, han encontrado un equilibrio frágil que les permitirá avanzar. La lección, todos cometemos errores y de ellos se aprende. El estilo de la serie está tintado de estas enseñanzas y de esta juventud. El vestuario tiene entonces un encanto efímero, una inestabilidad y un realismo fascinante, que nos dejan un testimonio para siempre indeleble.

 




La serie está disponible en HBO España y Movistar Plus.