Se acaban las vacaciones de verano y muchos universitarios se preparan para uno de los mayores retos que propone la vida: compartir piso. Si los que tenemos ya más de treinta años crecimos pensando que eso de vivir de alquiler era como en Friends, los más jóvenes irán guiados por The Big Bang Theory o Cómo conocí a vuestra madre.

Lo de los compañeros de piso es como una ruleta rusa: te puede tocar alguien que se convertirá en tu mejor amigo o un desequilibrado diagnosticado. De algunas de mis experiencias compartiendo piso podría salir una película del tipo Mujer Blanca Soltera Busca (que ya tuvo una especie de remake adolescente con The Roommate). Por ello, el acuerdo que Sheldon Cooper hace firmar a su compañero Leonard no me parece tan descabellado. Las normas hay que dejarlas claras desde un principio o puede que un día vayas en ropa interior por el salón pensando que estás sola y descubrir que el novio de tu compañera está okupando la casa.

TBBT_Dormitorio

1,2,3,4,5

A no ser que consigas crear una buena relación, cercana a la amistad, con el resto de compañeros, lo más normal es que acabes pasando la mayoría de tu tiempo en el dormitorio. Nada de esas cenas de Acción de Gracias que preparaba Mónica, de jugar a la Xbox con Sheldon o de esas charlas llenas de comentarios ingeniosos con Barney Stinson y compañía. El dormitorio será un sitio sagrado donde escondernos de los monstruos de ahí fuera.

HIMYM_Dormitorio

1,2,3,4,5

Para poder sobrevivir, al menos un año, en este ambiente, nuestro dormitorio tiene que ser un lugar acogedor donde no nos importaría pasarnos la vida entera (porque esos cuatro años de universidad puede que lo parezca). Ya que hemos descubierto que nuestros compañeros de piso no son como los de las series, al menos vamos a intentar que nuestro rinconcito particular sí se parezca en algo a los decorados que hemos visto en películas y series.

Friends-DormitorioDormitorio_friki

Primera imagen: 1,2,3,4,5,6 Segunda imagen: 1,2,3,4

Los amantes de las sitcoms se pueden inspirar en series como Friends, New Girl o Cómo conocí a vuestra madre. No puede faltar la famosa mirilla de Friends, ya sea como marco de foto, imán o colgada en la puerta como en el piso de Mónica. Para esos momentos de tensión entre compañeros (que los habrá), siempre será más divertido resolverlos en el salón con un gran cartel de Intervention. Si se trata de un perfil más friki, no hay nada como imitar el estilo decorativo de Leonard y Sheldon. Será como tener una mini Comic Con en nuestra casa. Lo primero es pelearse por el famoso sitio de Sheldon (y tenemos cojines para dejarlo claro en caso de duda), luego elegir nuestra película o serie friki favorita y empezar a decorar: Juego de Tronos, Doctor Who, Star Wars, Superhéroes

Carrie-Audrey-dormitorio

1,2,3,4,5

La elegancia no suele ser una palabra que defina a un piso de estudiantes, pero si nos gusta un estilo más sofisticado podemos inspirarnos en Gossip Girl, el famoso apartamento de Carrie Bradshaw o Desayuno con Diamantes. Aunque no prometemos encontrar en un piso de estudiantes un armario donde poder guardar tanta ropa y zapatos como Carrie. Si, además de tener un dormitorio bonito, queremos demostrar que sabemos de cine y que vemos productos de calidad, es decir, que somos un poco culturetas, no pueden faltar los clásicos. El postureo cinéfilo puede llegar a tu habitación con Sofia Coppola, Woody Allen o Wes Anderson.

Dormitorio-Cinefilo

1,2,3,4,5

A lo mejor tanta decoración no nos libra de compañeros de piso chungos, pero al menos tendremos un escondite la mar de bonito.